Auditoria: marcado CE de puertas

Usted puede tener su puerta instalada hace tiempo y ahora se le exige que cumpla con la legislación vigente, en cuanto al marcado CE de puertas industriales

Consultoría Desarrollo y Normativa CE hará un estudio técnico de la puerta, buscamos las soluciones a adoptar para eliminar los posibles riesgos existentes.

Medimos con aparatos adecuados las fuerzas de aplastamiento, y hacemos todas las pruebas necesarias para comprobar la seguridad y evitar los riesgos de arrastre, pinzamiento, caida de la hoja, comprobamos el funcionamiento manual, los riesgos eléctricos y de la motorización de las puertas.

Elaboramos al final un expediente técnico completo en el que se certifica que la puerta cumple con los requisitos pertinentes exigidos en las normas UNE 85635 y UNE 12635 y en materia de prevención de riesgos, una vez ya se hayan hecho los cambios mínimos necesarios buscando la seguridad de la misma. Certificamos con el marcado CE de las puertas las modificaciones que hayamos tenido que hacer.

Aspectos a tener en cuenta en la normativa para puertas automáticas

Auditoria puertas automaticas

A parte del marcado CE para puertas industriales que, como decimos, garantiza que cumple con los requisitos mínimos de seguridad, debemos tener en cuenta estos otros aspectos importantes para cumplir con la normativa vigente.

Documentación que debe aportar el fabricante conforme al cumplimiento de las normativas:

  • Libro de mantenimiento. Especificar las instrucciones de las partes sometidas a desgaste
  • Instrucciones de instalación, funcionamiento, uso y mantenimiento.
  • Colocar el marcado CE de la puerta y emitir declaración de conformidad

Será obligación del instalador:

  • Instalar el producto según las indicaciones del fabricante
  • Realizar las pruebas necesarias y emitir la Declaración de Conformidad.
  • Entregar al promotor o propietario de la puerta, el Manual de Instrucciones , Uso y Mantenimiento, asi como Declaración de Conformidad Final.

Será obligación del propietario:

  • Usar, conservar y mantener la puerta según el Manual del Usuario, mediante contratación de un mantenedor valido.
  • Cumplir la reglamentación sobre mantenimiento.
  • Llevar a cabo el mantenimiento planificado.
  • Impedir el uso de las puertas cuando sepa que la misma no cumple con las condiciones de seguridad exigidas
  • Exigir al instalador la documentación necesaria.
  • Facilitar el acceso a la puerta al equipo de mantenimiento.
  • Adecuar las puertas ya instaladas a los nuevos requisitos.